LA SENSUALIDAD: Otra falacia patriarcal vestida de falsa libertad

Lanzo una reflexión sobre la sensualidad de la mujer. Parece que un ser humano en cuerpo de mujer debiera encarnar la sensualidad permanente como signo inequívoco de estar sana y liberada de traumas. Parece que mujer sensual es mujer libre, salvaje, poderosa, y sexual, muy sexual.

Discrepo. Pienso que todo ese cuento es otra falacia patriarcal vestida de falsa libertad.”

Los seres humanos en cuerpo llamado mujer tienen la posibilidad de explorar la vida y todas las experiencias que ésta trae. La sensualidad de tener abiertos los sentidos y gozar de las experiencias que nos otorgan es un regalo para todos los géneros, no tiene nada que ver con el ser o sentirse mujer. Eso, tener los sentidos abiertos y gozar de ellos es sensual y sexual, porque somos sensuales y sexuales desde que nacemos, aunque esto no está ligado en muchísimos momentos con una excitación sexual y/o genital.

Ponerse lencería o ropa en general, que te haga sentir cómoda y bella y que refuerce tus ganas de jugar es maravilloso cuando apetece, pero por favor, soltemos la necesidad de agradar a otr@ todo el tiempo, de mostrarnos receptivas sexualmente siempre, de complacer o de seducir para ser vistas y así darnos valor. Hagamos conscientes nuestros introyectos culturales y mecanismos de seducción inconsciente basados en heridas y faltas de cariño.

Ojalá cualquier vestimenta que escojamos sea coherente y respetuosa con nuestro estado anímico actual, nuestra energía actual y nuestras íntimas necesidades. Eso es la libertad. Esa es la auténtica sensualidad, cuidarse como el cuerpo entero necesita a cada momento. Cuerpo, materia y energía son UNO.

Hemos crecido en una sociedad que no nos ha enseñado a escucharnos ni a cuidarnos íntimamente, más allá de alguna privilegiada crecida con una mamá o familiar muy empátic@ y respetuoso@

Ahora de adultas, nos toca re-evolucionarnos. Tomar la responsabilidad de nuestro bienestar. Empezar por acogernos cíclicas es un buen punto de partida. Acoger los cambios que se producen en nuestro interior cada fase, cada mes…

Prestar atención nos ayuda a conocernos y a ver que hay momentos que deseamos mucha relación social y con el mundo, movimiento, aprendizaje, aventura, y otros momentos más introspectivos, con necesidad de soledad, de reflexión y de balance de las cosas vividas… Acogerlo y entenderlo con profundidad nos ayuda, primero porque nos libera de pensar que estamos defectuosas porque hoy no queremos ir de fiesta y jarana aunque hayamos quedado, o ese día que habíamos quedado para un encuentro sexual divertido amanecemos con ganas de mimos, caricias suaves y charla profunda… no es capricho, es ciclicidad. La ciclicidad es útil y necesaria para nuestra biología individual y como especie.

Hay fases de nuestro ciclo que acogemos muy bien todas porque socialemente están bien vistas, encajan con la mujer exitosa, comunicativa, sexy, trabajadora, alegre… y otras fases que ponen en entredicho este estereotipo de mujer, y vamos a recibir muchos juicios, autojuicios y cuestionamientos de nuestra actitud.

Acogernos cíclicas nos ayuda a escucharnos de verdad, liberándonos de estereotipos, permitiéndonos ser en paz. Comprender nuestros ciclos hormonales y lo que esto nos regala nos permite tener mayor empatía con nuestros procesos íntimos y nuestras necesidades reales humanas cambiantes y poder colaborar con nuestros cuerpos, cuidarlos y ser UNO con él.

¡Que la sensualidad sea estar abiertas de par en par a la vida y su fluir en nuestro cuerpo humano! ¡El deseo de abrir y mantener abiertos nuestros sentidos y gozar la existencia! La libertad de escucharnos y acogernos cíclicas, honestas amorosas con nosotras mismas!

Si te apetece acoger más y más tu ciclicidad y entrar en contacto íntimo contigo misma te invito a este senzillo, bonito y poderoso recurso online. En él encontrarás una serie de prácticas en vídeo y textos dedicados a inspirar una mayor conexión con el ciclo menstrual propio, con la ciclicidad intrínseca a la experiencia humana en cuerpo llamado mujer.

Una invitación a habitar el cuerpo, abrir la escucha, aumentar la comprensión y colaborar con sus necesidades cambiantes, que son las nuestras. Prácticas de automasaje para el dolor menstrual y también para el placer. Masaje externo y también masaje interno. Útero, pechos, corazón, piel… Prácticas de respiración, autoconexión, movimiento, plantas, flores de Bach, aceites esenciales, sangrado libre y alimentación para cada una de las distintas fases del ciclo. Una invitación clara al cuidado profundo de una misma.

Si tienes dudas concretas, te invito a escribirme vía email. neustamarindo@gmail.com, además podrás leer un montón de material gratuito en redes sociales y en la web.


Abrazo grande.

Neus


Abrir y sostener la escucha del Pulso Vital, vivir desde el Gozo, la Armonía y la Coherencia. Desplegar el máx. potencial propio al servicio de la Vida.

www.neustamarindo.com

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios.


¿Conversamos?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.